Publication:

La Prensa Nicaragua - 2021-08-13

Data:

Tensión con España augura aislamiento

PORTADA

En los últimos dos meses se ha originado un choque diplomático entre el régimen de Daniel Ortega y el Gobierno de España. La tensión se hadadodebido aque la Administración a cargo del presidente Pedro Sánchez le ha reclamado al régimen orteguista por la detención de los aspirantes a la Presidencia y otros líderes de la oposición, por quienes demanda libertad. El gobierno español también ha señalado que en el país no existen condiciones para que se celebren elecciones presidenciales creíbles, libres y observadas en noviembre próximo. Pero, ¿cuáles son los efectos de la tensión diplomática que existe entre Nicaragua y España? Analistas políticos y expertos en Derecho Internacional consultados por LA PRENSA explican el panorama. ORTEGA BUSCA DESVIAR LA ATENCIÓN Y CULPAR A “ENEMIGOS” Según Carlos Murillo Zamora, analista internacional y catedrático en la Universidad de Costa Rica (UCR), el régimen de Ortega con dichas acciones persigue dos objetivos: el primero es crear una cortina de humo en medio de los problemas internos del país, y en un segundo momento, culpar y responsabilizar a sus enemigos. “Lo que busca el régimen Ortega Murillo es desviar la atención de los problemas internos que en Relaciones Internacionales es una práctica arriesgada, pero que en algunos casos funciona: es negar la violación a los derechos humanos y a las libertades políticas y atribuir a los demás que son los que están violando e irrespetando la soberanía del pueblo nicaragüense”, precisa Murillo Zamora. El especialista añade que en segunda instancia lo que está haciendo Ortega es “buscar enemigos a quien responsabilizar, en este caso a España”. Muestra de lo anterior, para Murillo Zamora, son las cartas emitidas por el Ministerio de Relaciones Exteriores que a su criterio “evidentemente tienen una redacción no del canciller, tienen un tono ofensivo, irrespetuoso de las relaciones diplomáticas que obligaron a que España llamara a consultas a su embajadora en Nicaragua como protesta por esas acusaciones”. LAS POSIBLES CONSECUENCIAS Sobre las posibles consecuencias, los especialistas sostienen que son múltiples y van desde mayor aislamiento internacional, aumento de herramientas para sancionar a funcionarios del régimen y afectaciones de la cooperación española. Murillo Zamoraindica quela tensión diplomática se puede convertir en un boomerang que puede revertir la acción de tratar de responsabilizar a los demás de los problemas que atraviesa Nicaragua y que tanto Daniel Ortega como Rosario Murillo se presenten como “salvadores”, “una vieja táctica utilizada por las dictaduras y los sistemas autoritarios y totalitarios”. Murillo Zamora advierte como posible consecuencia que “se puede revertir en el sentido enque queden aislados, o sea, que sean muy pocos los países que tendrán embajadores y embajadoras en Nicaragua y eso dificultará otra serie de proyectos”. Por su parte, Alberto Cortés, politólogo y catedrático de la Universidad de Costa Rica (UCR), insiste en remarcar que España tiene “un peso significativo en la relación con América Latina y Europa. Es, además, un gobierno progresista que puede tener una influencia importante en gobiernos de distinto signo en los dos lados del Atlántico”. Cortés explica que sin duda el retiro de la embajadora, así como el intercambio entre las cancillerías, refuerza el “aislamiento internacional de Nicaragua y desprestigia a la dictadura dinástica de Ortega y Murillo, por el tipo de discursoimpropio dejefes deEstado o cancillerías”. Murillo Zamora coincide con lo expuesto por Cortés y reconoce que cuando un país retira o llama a consultas a su embajador en otros países se debe a que el nivel de las relaciones diplomáticas bilaterales “están quebrantadas”.

Images:

© PressReader. All rights reserved.