Publication:

La Prensa Nicaragua - 2021-08-13

Data:

Carta de la esposa de Mauricio Díaz

OPINIÓN

Dina Medrano de Díaz DINA MEDRANO DE DÍAZ.

Sirva la presente para aclarar en mi calidad de esposa del señor Mauricio José Díaz Dávila, cédula de identidad 001-090950-0012M, lo siguiente: (Ante todo debo manifestar que soy ajena a lo publicado el martes 10 de agosto en el periódico LA PRENSA sobre una información del diario La Nación de Costa Rica). El día viernes 6 de agosto del año en curso mi esposo y la suscrita salíamos rumbo a Costa Rica para abordar al día siguiente a las 8:20 p.m. el vuelo de Copa 391, de San José a Guatemala, reserva BOJD2Z1, para asistir al cumpleaños de nuestra nieta y regresar el día 22 de agosto. Ese día que viajamos por tierra a San José, desde las 8:45 a.m. en Migración de Peñas Blancas nos retuvieron los pasaportes. A las 11:45 nos informaron que no los iban a entregar y que debíamos ir a retirarlos a Migración, en Managua, al día siguiente. Siguiendo las instrucciones de los funcionarios de Migración de Peñas Blancas, fuimos el sábado 7 a Migración en Managua donde igual nos hicieron esperar. Después de un par de horas nos atendió un funcionario de apellido Ortez, quien nos indicó que aún no tenían los pasaportes, pero que los tendrían en unas horas y que él nos llamaría. Antes de esta conversación con el señor Ortez, una joven funcionaria nos había dicho que ya nos iban a entregar los pasaportes pues ya los tenían. Al final nadie nos llamó y aún no tenemos los pasaportes. El día lunes 9 de agosto, mi esposo recibe una cita para entrevista en Fiscalía, sin justificación de delito, para presentarse a las 3:00 de la tarde de ese mismo día. Extrañados por esta cita, pero como persona honesta que es, él acude a la misma. Al concluir dicha reunión, ya en el carro de nuestra hija, es agarrado a la fuerza por hombres vestidos de policía que se lo llevan detenido ilegalmente. No entendemos el porqué de su detención, él no estaba huyendo del país, lo detuvieron ilegalmente, consideramos que no es justo lo que hacen, pues como adulto mayor de 70 años, con muchos padecimientos crónicos, requiere el cariño y la cercanía de su familia. Por lo tanto, pedimos respeto por su integridad física y mental. Es padre, esposo y abuelo y lo amamos, toda su familia. Por sus necesidades como adulto mayor y líder de familia lo necesitamos fuera de donde está detenido. Managua, Nicaragua.

Images:

© PressReader. All rights reserved.